Algunas situaciones de nuestra vida pueden desencadenar situaciones de estrés, que a su vez afectan a nuestra salud de formas diferentes. El trabajo, el día a día, la gestión de enfermedades crónicas o situaciones que requieran de un control constante pueden hacer que nos sintamos abrumados.

En el caso de la diabetes sabemos que su gestión puede suponer un reto, y que mantenerla bajo control no es fácil y depende de muchos factores. Por eso, algunas personas pueden verse superadas en algún momento y esto podría afectar a su diabetes.

¿Te has sentido alguna vez como si simplemente ya estás cansado de la diabetes?

¿Estás harto y cansado de hacer todo lo que tienes que hacer, pero sientes que aun así el azúcar en tu sangre todavía está fuera de control? ¿Siente como que ya no te importa más manejar y controlar la diabetes y quieres darte por vencido? Si cualquiera de estas cosas te suena familiar, podrías estar experimentando el síndrome de burnout por la diabetes (desgaste por la diabetes).

La exigencia de estar siempre en rango, o de ver que a pesar de que estamos haciendo todo de forma correcta no llegamos a nuestros objetivos de control, puede llevarnos a sufrir el llamado síndrome de burnout o síndrome de «estar quemado».

¿Qué es el síndrome de burnout?

Por definición, el burnout es una reacción a una situación de estrés prolongado. Siendo más específicos, el burnout en diabetes se da cuando la persona con diabetes se cansa de llevar un control estricto, descuidando su situación.

Este estado puede conducir a la persona que lo padece no solo a ignorar su diabetes de forma temporal o definitiva (con el riesgo de sufrir complicaciones derivadas de un mal control), sino también a padecer depresión o ansiedad.

Por desgracia, el burnout por la diabetes es algo común y la mayoría de las personas con diabetes tipo 1 (DM1) lo ha experimentado en algún momento de sus vidas. Después de todo, si uno vive con diabetes tipo 1, uno tiene que estar “de guardia” 24/7, y por mucho que a uno le gustaría tener descansos, esto no pasa. Las personas que sufren el burnout por la diabetes no necesariamente están deprimidas y ciertamente no son perezosas. De hecho, casi todas las personas con diabetes, incluso las que experimentan el burnout, quisieran poder vivir una vida larga y saludable. Pero a veces la diabetes puede ser abrumadora y la gente puede desgastarse debido a todo ese esfuerzo.

A nivel psicológico, el burnout puede suponer cambios como:

  • Depresión
  • Ansiedad
  • Estrés
  • Cambios emocionales bruscos (ira, rabia, impotencia, culpa…)

¿Cómo hacer frente al burnout?

idiar con la diabetes es un reto que a veces puede hacerse un poco cuesta arriba, pero existen formas de llevar mejor esta situación hasta conseguir recuperar el control.

Como siempre, lo más importante es que si detectamos cambios anímicos repentinos o que descuidamos nuestra diabetes, acudamos a nuestro médico o especialista para buscar ayuda.

Si vives con diabetes tipo 1 y te sientes desgastado, ¡tienes que saber que hay esperanza! La diabetes es un trabajo duro, y hasta que no exista una cura, continuará siendo un trabajo duro. Sin embargo, hay algunas cosas que puedes probar que podrían ayudarte a superar, e incluso prevenir, los sentimientos del síndrome de burnout.

  1. CONTROLA TUS EXPECTATIVAS:No siempre vamos a poder estar en el rango que pretendemos el 100% de las veces, buscar la perfección implica llevarnos disgustos que pueden minar nuestra moral.
  2. DA PASOS PEQUEÑOS: Marcarnos objetivos a corto plazo sencillos y asumibles para volver a tener la sensación de control. Esto a su vez causará una mejora en nuestra diabetes al recuperar la normalidad.
  3. CONSIGUE APOYO: Buscar apoyo en nuestros seres queridos para volver a controlar la situación. Ayudándonos en nuestras tareas o compartiendo la dieta nos sentiremos menos solos y aislados.

Referencias:
Revista Soluciones para la diabetes – solucionesparaladiabetes.com
Beyond Type 1 – es.beyondtype1.org