Es muy importante comprender que la diabetes no es una limitante para quedar embarzada, es mas como una condicionante para cuidar mejor tu embarazo. Si tienes diabetes y quieres quedarte embarazada, es importante que tengas presente algunas consideraciones.

El momento en que decidimos intentar tener un hijo es uno de los más importantes de nuestra vida por todo lo que ello supone. Es en ese momento cuando podemos plantearnos si la diabetes puede ser un problema para el futuro niño, o si puede acarrear alguna complicación durante el embarazo.

Como siempre decimos, las personas con diabetes pueden tener una vida perfectamente normal, y eso incluye el embarazo y tener hijos. Lo que sí es cierto es que hay algunas cosas que tienes que saber para evitar posibles complicaciones y que todo vaya lo mejor posible.

Embarazo y diabetes: qué tener en cuenta

Hay mucho que considerar al intentar embarazarse o estar embarazada siendo una mujer con diabetes tipo 1. Existe, por supuesto, el deseo maternal de hacer todo lo que puedas por tu futuro bebé para que pueda tener la mejor vida posible. Un embarazo ideal es el embarazo a término completo y sin complicaciones, siendo  el resultado un bebé saludable y feliz.

Todos los embarazos corren el riesgo de tener complicaciones, pero tener diabetes, en especial tipo 1, te hace más susceptible a unos riesgos específicos. Estas son las cosas más importantes que debes hacer para bajar esos riesgos:

Consejo para bajar los riesgos de complicaciones en el embarazo

  1. Mantén los niveles de glucosa en la sangre dentro del rango

Lo más importante que puedes hacer si eres una futura madre con diabetes es tratar de mantener tus niveles de glucosa en la sangre dentro de un rango saludable. Revisa tus números y hazlo frecuentemente. Esto disminuirá la posibilidad de que se le de azúcar en exceso a tu bebé. El azúcar en exceso para tu bebé puede ocasionar un crecimiento rápido como que estuviera siendo “sobrealimentado” (macrosomía) o puede ocasionar un daño en el desarrollo temprano de los órganos (completamente desarrollado a la séptima semana).

Esto no solo es vital para la salud de tu bebé durante el embarazo sino que también antes de la concepción. Los doctores recomiendan tener los niveles de glucosa en la sangre dentro del rango,  de tres a seis meses antes de que te embaraces.

El rango de glucosa en la sangre deseado antes del embarazo (NIH):

  • 80 -110 mg/dL antes de comer
  • 100 -155 mg/dL 1-2 horas después de comer

El rango de glucosa en la sangre deseado durante el embarazo (NIH):

  • 60 – 99 mg/dL antes de comer
  • 100 -129 mg/dL 1-2 horas después de comer
  1. Encuentra un doctor y visítalo con frecuencia

Necesitarás monitorear con más frecuencia tu salud y la de tu bebé, así que escoge doctores en los que confíes y que idealmente tengan experiencia con madres que tienen diabetes. Si estás planificando un embarazo, debes realizarte un examen que incluya lo siguiente:

  • Una prueba de hemoglobina A1C (tu resultado deseado debería ser menor del 7%)
  • Una revisión de tu presión sanguínea (las mujeres con diabetes tipo 1 tienden a tener presión sanguínea más alta; lo cual puede conducir a una preeclampsia)
  • Una evaluación de salud del corazón, los riñones, el sistema nervioso, la tiroides y los ojos (si tienes un órgano, una glándula o un sistema de fibras que no esté saludable, corres el riesgo de daños adicionales en estas áreas específicas, así que puede ser recomendable mejorar la salud antes de embarazarse)
  • Toma vitaminas prenatales que incluyan ácido fólico; si puedes, tómalas un mes antes de la concepción. Esto puede ayudar a prevenir defectos de nacimiento en el cerebro y la médula espinal.

El ejercicio físico es otra parte fundamental del tratamiento de la diabetes

Y que de cara al embarazo nos puede ayudar a mejorar algunos problemas que solemos encontrarnos como las varices, calambres, estreñimiento, fatiga y cansancio.

Además, estar en un buen estado de forma hace que evitemos problemas derivados del sedentarismo, y que durante el embarazo nos sea más fácil salir a caminar o hacer actividades aeróbicas ligeras y de bajo impacto articular como la natación. Los buenos hábitos no deben perderse.

Los riesgos de una mala gestión de la diabetes en el embarazo pueden ser:

  • Aborto espontáneo
  • Parto prematuro
  • Defectos congénitos, especialmente durante los 3 primeros meses de embarazo
  • Problemas respiratorios
  • Macrosomía y exceso de peso

Y también existen riesgos para la madre, que pueden ir desde infecciones en la vejiga y la zona vaginal, hasta el aumento y empeoramiento de los problemas derivados de la diabetes como retinopatías o nefropatías.

Por supuesto, si tenemos sobrepeso u obesidad es algo a tener en cuenta antes del embarazo. Es probable que la recomendación sea perder algo de peso con el fin de evitar complicaciones derivadas de esta situación, o que se controle el aumento de este durante el embarazo.

Referencias:
Revista Soluciones para la diabetes – www.solucionesparaladiabetes.com
Beyond Type 1 – es.beyondtype1.org

American Diabetes Association – archives.diabetes.org/es/
National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Disease (NIH-NIDDK) – niddk.nih.gov