Se considera como luna de miel aquel periodo de tiempo que tiene lugar en los primeros meses tras el debut de la diabetes donde la persona presenta muy buenos controles de glucemia a pesar de utilizar dosis bajas de insulina, desde luego muy inferiores a las que utilizará en el futuro cuando la reserva pancreática de insulina se haya agotado completamente.

El periodo de luna de miel, o de remisión parcial, es un periodo que acontece al poco tiempo del diagnóstico de la diabetes y que se caracteriza por una disminución de las necesidades de insulina y la facilidad para el control glucémico. Durante este periodo la hemoglobina glicada suele ser menor a 7% y las necesidades de insulina bajas (<0.5 U/Kg/día).

¿Cómo se produce?

Como quizás ya sabes, la diabetes tipo 1 ataca cuando el sistema inmune de tu cuerpo decide que los islotes de Langerhans del páncreas, mejor conocidas como células beta en estos islotes, son enemigos y deben ser destruidos. El porqué el sistema inmune decide que las células beta son enemigas y que deben ser destruidas, es una pregunta complicada sin respuesta clara.

Las células beta segregan insulina y entonces cuando ellas son atacadas por las células T y linfocitos, la persona diabética se queda sin los niveles de insulina necesarios para vivir; y a menos que se administre insulina artificial al cuerpo la persona con diabetes moriría.

Esto suena grave, pero el diagnóstico de la diabetes tipo 1 no necesariamente significa que los islotes Langerhans están muertos. Muchas personas con diabetes retienen paquetes de células beta vivas por mucho tiempo después de ser diagnosticados. En el momento del diagnóstico, ellos están sufriendo horriblemente. Cuando los niveles de insulina artificial bajan los niveles de insulina en la sangre de la persona con diabetes, las células beta sobrevivientes se despiertan y pude empezar la fase de la luna de miel.

Este bajón en los niveles de azúcar en la sangre hace dos cosas: primero, disminuye el estrés en las células beta sobrevivientes, quitándoles la necesidad de que ellas compensen la insulina que falta. Segundo, como la glucosa es tóxica para tus células y produce una respuesta inflamatoria, disminuir la glucosa en el azúcar permite a las células beta funcionar en un ambiente que literalmente, es menos tóxico.

De esa manera, la insulina artificial provoca que el organismo se recupere parcialmente. Una vez la toxicidad de la glucosa que está alrededor de los islotes de Langerhans se debilita, las células beta empiezan a segregar grandes soplos de insulina endógena de nuevo. Mientras esto tarde, una persona con diabetes está en la fase de la luna de miel.

Este hecho nos obliga a ser previsores, ya que sino consideramos este fenómeno existe riesgo de hipoglucemias más o menos graves, pues en cuestión de pocos días pasaremos de una situación donde se necesitan dosis altas de insulina a otra donde las necesidades de insulina puedan disminuir hasta un 50% o más, por lo tanto debemos ajustar muy bien las dosis.

¿Cuánto dura el periodo de luna de miel?

La duración del periodo de luna de miel es muy variable oscilando desde unas pocas semanas a varios meses, incluso en algunos casos  varios años. Generalmente los niños suelen presentar un periodo de luna de miel más corto que los adolescentes o adultos jóvenes. También conviene remarcar que no todas las personas presentan este fenómeno, así hay algunos casos donde quedan muy pocas células beta y no se produce dicho fenómeno.

Ineludiblemente el periodo de luna de miel o remisión parcial está condenado a terminar y las necesidades de insulina se mantendrán de por vida (al menos hasta que haya una cura para la diabetes).

¿Existe alguna complicación como consecuencia del periodo de luna de miel?  

Desde el punto de vista estrictamente clínico no presenta ninguna complicación, sin embargo a veces puede producir una falsa percepción de curación y por lo tanto de relajación en las medidas de tratamiento de la diabetes. Esto es especialmente cierto en los adolescentes, el ver que pueden manejar la diabetes sin grandes cuidados de la dieta, con poca insulina, e incluso dándose el caso de que sin ponerse insulina vean que sus controles son normales, puede dar lugar a una falsa percepción de curación y  rechazar todas las recomendaciones médicas prescritas, lo que puede tener graves consecuencias. 

El final del periodo de luna de miel y la vuelta a unas dosis más altas de insulina, peores controles, etc.  puede provocar una cierta depresión y rechazo de la enfermedad. Por lo tanto debe quedar muy claro para el niño o adolescente y su familia, que el periodo de luna de miel es temporal y que de ninguna forma significa curación de la enfermedad.

Está claro, entonces, que la fase de la luna de miel no es una bendición sin complicaciones. Pero aún con las incomodidades, creo que es mejor pensar que estas últimas células beta se aferrarán a la vida por el mayor tiempo posible. Las personas con diabetes les sirve toda la ayuda que puedan tener y mientras menos frecuentes esté el azúcar alta, menor será el riesgo de complicaciones posteriores.

Referencias:
Fundación para la Diabetes novo nordisk – www.fundaciondiabetes.org
Beyond Type 1 – es.beyondtype1.org

Asociación Diabetes Madrid – www.diabetesmadrid.org