La alimentación de las personas con diabetes es un tema recurrente y que a menudo genera mucha controversia. Sabemos que es un pilar fundamental para mantenerla bajo control, ya que es uno de los principales factores que influyen en nuestros niveles de glucosa en sangre, y eso implica tener un mayor control sobre lo que ingerimos y cuándo lo hacemos.

Existen muchísimos mitos alrededor de la diabetes y lo que podemos y no podemos comer, por eso es tan importante la educación diabetológica y el empoderamiento de las personas con diabetes y su entorno para poder mejorar su conocimiento. Nuestra dieta acaba dependiendo casi exclusivamente de nosotros, más allá de las recomendaciones que nos haga nuestro médico, y por eso es nuestra responsabilidad conocer bien los alimentos y qué es lo mejor para nosotros.

Entonces, ¿hay alimentos prohibidos para las personas con diabetes? Quizás prohibir sea decir demasiado, pero sí que hay algunos más recomendados que otros. Lo explicaremos a continuación.

¿Qué puedo comer si tengo diabetes?

Quizás piense que tener diabetes significa que no va a poder consumir los alimentos que le gustan. La buena noticia es que usted puede comer sus alimentos preferidos, pero es posible que tenga que hacerlo en porciones más pequeñas o con menos frecuencia. Su equipo de atención médica le ayudará a crear un plan de alimentación para personas con diabetes que satisfaga sus necesidades y sus gustos.

Por supuesto, las personas con diabetes han de tener en cuenta la ingesta de hidratos y otros nutrientes que puedan alterar en mayor o menor medida sus niveles de glucosa, y para ello volvemos a recalcar la importancia de conocer bien los diferentes grupos de alimentos.

La clave en la diabetes es consumir una variedad de alimentos saludables de todos los grupos, en las cantidades establecidas en su plan de alimentación.

Los grupos de alimentos son:

  • verduras
    • no feculentas (sin almidón): incluyen brócoli, zanahorias, vegetales de hojas verdes, pimientos y tomates
    • feculentas (ricas en almidón): incluye papas, maíz y arvejas (chícharos)
  • frutas – incluye naranjas, melones, fresas, manzanas, bananos y uvas
  • granos – por lo menos la mitad de los granos del día deben ser integrales
    • incluye trigo, arroz, avena, maíz, cebada y quinua
    • ejemplos: pan, pasta, cereales y tortillas
  • proteínas
    • carne magra (con poca grasa)
    • pollo o pavo sin el pellejo
    • pescado
    • huevos
    • nueces y maní
    • fríjoles secos y otras leguminosas como garbanzos y guisantes partidos
    • sustitutos de la carne, como el tofu
  • lácteos descremados o bajos en grasa
    • leche o leche sin lactosa si usted tiene intolerancia a la lactosa
    • yogur
    • queso

Consuma alimentos que tengan grasas saludables para el corazón, provenientes principalmente de estas fuentes:

  • aceites que se mantienen líquidos a temperatura ambiente, como el de canola y el de oliva
  • nueces y semillas
  • pescados saludables para el corazón, como salmón, atún y caballa
  • aguacate

Entonces, ¿hay alimentos prohibidos?

La prohibición de algún tipo de alimento o bebida debería venir determinada por un profesional médico en función de nuestro caso particular. Hay alimentos que sí son recomendables del mismo modo que hay otros que no lo son.

Las personas con diabetes pueden comer de todo aunque deban prestar especial atención a su alimentación. Lo que sí es cierto es que hay algunos alimentos que pueden afectar a su diabetes y que, por lo tanto, deben ir con cuidado si deciden consumirlos.

Estos serían algunos alimentos que deberíamos evitar:

  • Alimentos fritos o ricos en grasas saturadas y trans.
  • Alimentos con demasiada sal.
  • Productos ultraprocesados (son altamente perjudiciales).
  • Harinas refinadas y pan blanco, pasta de trigo…
  • Bebidas y productos con azúcar añadido, como los refrescos, el chocolate, cereales para el desayuno, entre otros…
  • El alcohol

Como vemos, son alimentos que ningún endocrino o nutricionista recomendaría independientemente de nuestra condición, pero eso no significa que estén prohibidos. La responsabilidad recae sobre nosotros si queremos consumirlos, pero hemos de tener en cuenta cómo puede afectar a nuestra diabetes.

Ya sea de forma directa o indirecta, cuidar la alimentación repercutirá de forma positiva en la salud de las personas con diabetes. Nos ayudará a llevar un mejor control sobre ella, a evitar problemas como la obesidad o algunos riesgos cardiovasculares que puedan ponernos las cosas más difíciles, y en definitiva, a estar más sanos y activos.

El hecho de que no haya alimentos prohibidos no debería incentivarnos a consumirlos, sino todo lo contrario, reducir o evitar su consumo.

Referencias:
Revista Soluciones para la diabetes – solucionesparaladiabetes.com
Cuidate Plus – cuidateplus.marca.com

National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases (NIDDK) – niddk.nih.gov