Los frutos secos pueden ser de gran ayuda a la hora de gestionar nuestra diabetes. Una buena alimentación enriquecida con estos “pequeños ayudantes” puede mejorar el índice glucémico y mantenerlo en buenas condiciones.

Algunos estudios, como el presentado por el doctor Cyril Kendall (et al.) de la Universidad de Toronto, afirman que el consumo de frutos secos en las personas con diabetes causa un efecto protector en la resistencia de la insulina, y asegura que un consumo diario de 57 grs. mejora el control glucémico y el nivel de lípidos en sangre de las personas con diabetes del tipo 2.

Otros estudios, como el del profesor Jordi Salas de la Universidad Rovira i Virgili de Tarragona, afirman que:

“El consumo de frutos secos tiene un efecto beneficioso en la salud cardiovascular, un efecto atribuible a su composición nutricional única con altos niveles de ácidos grasos monoinsaturados, fibra, minerales y vitaminas.”

Jordi Salas de la Universidad Rovira i Virgili de Tarragona

Por otro lado, El Dr. David Jenkins de la universidad de Toronto y sus estudiantes han demostrado que consumir 62 gramos de nueces al día, en lugar de carbohidratos, es eficaz para controlar los niveles de lípidos y la glucosa en personas con diabetes tipo 2.

Los investigadores añaden que los frutos secos han de ser sin sal. Se incluyen las almendras, pistachos, avellanas, cacahuetes, anacardos y nueces de macadamia. Los investigadores formaron tres grupos:

  • El primer grupo solo comió madalenas, bollos o similares;
  • El segundo sólo comió frutos secos;
  • El tercero comió ambos: bollos y frutos secos.

Los participantes que consumían frutos secos fueron los únicos que mejoraron el control de la glucosa en la sangre. Asimismo también tuvieron una reducción en el colesterol malo (lipoproteína de baja densidad).

Los participantes que consumieron bollos o la opción mixtas no mostraron un mejor control glucémico, aunque los miembros del tercer grupo sí mostraron cierto grado de control de colesterol malo.

Gran variedad para elegir

Los frutos secos más recomendables para personas con diabetes son las nueces, los pistachos, las avellanas, las almendras y las pipas de girasol ya que suponen un gran aporte de nutrientes y minerales imprescindibles.

  • Los pistachos ayudan a controlar la glucosa en sangre después de las comidas, disminuye la resistencia a la insulina y reduce el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares.
  • Las nueces sirven de prevención a las personas propensas a padecer diabetes y es rica el Omega 3 y acido alfa-linolénico.
  • Las almendras son capaces de controlar el nivel de azúcar en la sangre, reduce la sensación de hambre y ayuda a controlar el peso.
  • Las pipas de girasol son altamente recomendable para los deportistas por mejorar el control de la glucemia en personas con diabetes.
  • Las avellanas mantienen los huesos fuertes gracias a las grandes cantidades de minerales como potasio, magnesio y calcio.

Referencias:
Asociación Diabetes Madrid – diabetesmadrid.org

Revista Soluciones para la diabetes – solucionesparaladiabetes.com
Cyril W. C. Kendall, Andrea R. Josse, Amin Esfahani, David J. A. Jenkins. Nuts, metabolic syndrome and diabetes.