Diabetes tipo 1 o diabetes infantil

Las personas diagnosticadas con Diabetes tipo 1 o “insulonodependientes” como se también se les conoce, generalmente se diagnostica en los niños, los adolescentes y los adultos jóvenes, pero puede presentarse en personas de cualquier edad.

Cuando existe la diabetes tipo 1 el páncreas no produce insulina o produce muy poca. La insulina es una hormona que ayuda a que el azúcar en la sangre entre a las células del cuerpo, donde se puede usar como fuente de energía. Sin insulina, el azúcar en la sangre no puede entrar a las células y se acumula en el torrente sanguíneo. Tener niveles altos de azúcar en la sangre es dañino para el cuerpo y causa muchos de los síntomas y las complicaciones de la diabetes.

La diabetes tipo 1 es menos común que la diabetes tipo 2; la tienen aproximadamente entre el 5 y el 10 % de las personas con diabetes. En la actualidad, nadie sabe cómo prevenir la diabetes tipo 1; sin embargo, esta enfermedad se puede manejar al seguir las recomendaciones del médico para llevar un estilo de vida saludable, manejar los niveles de azúcar en la sangre, hacerse chequeos regularmente y conseguir educación y apoyo para el automanejo de la diabetes.

Causas y síntomas de la DT1

Se piensa que la diabetes tipo 1 es causada por una reacción autoinmunitaria (el cuerpo se ataca a sí mismo por error) que destruye las células del páncreas que producen la insulina. Estas células se llaman células beta. Este proceso puede suceder durante meses o años antes de que aparezca algún síntoma.

Algunas personas tienen ciertos genes (rasgos que se pasan de padres a hijos) que hacen que sea más probable que presenten diabetes tipo 1; sin embargo, muchas no la tendrán aunque tengan los genes. También se cree que la exposición a un desencadenante en el ambiente, como un virus, podría tener algo que ver con la diabetes tipo 1. La alimentación y los hábitos de estilo de vida no causan la diabetes tipo 1.

Si tiene alguno de los siguientes síntomas de diabetes, vea a su médico para que le haga un análisis del nivel de azúcar en la sangre:

  • Necesidad de orinar (hacer pis) con mucha frecuencia, y también durante la noche: Esto es porque los niveles en sangre aumentan y el cuerpo busca deshacerse del exceso a través de la orina.
  • Mucha sed: Al orinar en exceso, el cuerpo se deshidrata y te pedirá mas agua.
  • Pérdida de peso sin intentarlo: El cuerpo pierde peso porque este no esta absorbiendo correctamente los alimentos.
  • Mucha hambre: Ante la falta de energía el cuerpo te pedirá mas energía a través de la comida.
  • La visión borrosa: El mal funcionamiento y fatiga del cuerpo puede ocasionarte consecuencias en el correcto funcionamiento de tu vista.
  • Mucho cansancio y fatiga: Como la glucosa (nuestro combustible) no entra a las células, estas no obtienen suficiente energía para funcionar.
  • Cambios en el comportamiento (enojo y mal humor): Es importante no confundir esto con los cambios de humor propios de la adolescencia.

Las personas que tienen diabetes tipo 1 también pueden tener náuseas, vómitos y dolor de estómago. Los síntomas de la diabetes tipo 1 pueden aparecer en apenas unas semanas o meses y pueden ser intensos. Este tipo de diabetes generalmente aparece en los niños, los adolescentes o los adultos jóvenes, pero puede presentarse en personas de cualquier edad.

Tratamiento de la DT1

Cientificamente aun no se ha identificado un tratamiento que pueda elimianar la diabetes en general, sin embargo existen tratamientos que permiten el control de la diabetes tipo 1 y se basa en cuatro pilares:

  1. Administración de insulina: Es necesario inyectarse diariamente al menos dos tipos de insulina para vivir: insulina de acción rápida o en bolo e insulina de acción prolongada o basal.
  2. Monitoreo de la glucemia: La glucemia, que es la medida de la cantidad de glucosa presente en la sangre, debe monitorearse varias veces al día para prevenir y tratar a tiempo cualquier complicación relacionada. Para esto se usa un glucómetro, un dispositivo portátil que mide la cantidad de glucosa presente en una gota de sangre.
  3. Alimentación saludable: Las personas con diabetes tipo 1 deben llevar una alimentación balanceada y sana como cualquier persona. No es necesario seguir dietas especiales ni consumir alimentos etiquetados “para diabéticos”.
  4. Ejercicio físico: Se recomienda hacer ejercicio físico varias veces a la semana para regular la glucemia, contribuir a la salud y controlar el peso corporal.

En conjunto, estos hábitos permiten mantener los niveles de glucosa en la sangre dentro del rango ideal durante el mayor tiempo posible. De esta forma, es posible disminuir el riesgo de complicaciones y llevar una vida plena y tranquila con diabetes tipo 1. Educarse en el autocuidado, tener disciplina en el tratamiento y recibir orientación médica serán claves para lograrlo.

Referencias:
Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) – cdc.gov/diabetes/
Fundación Diabetes LATAM – diabeteslatam.org
Fundación para la diabetes Novo Nordisk – fundaciondiabetes.org