La diabetes gestacional es la presencia de glucemia alta durante el embarazo en mujeres que antes de la gestación no tenían diabetes (en la mayoría de los casos después del parto vuelve a sus límites normales). Esto es debido a que las hormonas presentes durante el embarazo pueden dificultar el trabajo que realiza la insulina apareciendo una alteración en el metabolismo de los HC y por ello la glucosa se eleva (hiperglucemia).

La diabetes gestacional puede conllevar complicaciones como macrosomías (niños excesivamente grandes) y complicaciones en el nacimiento, por lo que es importante controlar los niveles de azúcar. Estas hipotéticas complicaciones se pueden presentar con niveles de glucosa que fuera de la gestación serían considerados normales.

Las mujeres con diabetes gestacional tienen un mayor riesgo de complicaciones durante el embarazo y el parto. Estas mujeres y posiblemente sus hijos también corren un mayor riesgo de padecer diabetes tipo 2 en el futuro.

Causas, Síntomas y factores de riesgo

Durante el embarazo el cuerpo produce más hormonas y además tiene otros cambios, como aumento de peso. Estos cambios hacen que las células del cuerpo usen la insulina de una manera menos eficaz. Esta afección se llama resistencia a la insulina. La resistencia a la insulina aumenta la necesidad que el cuerpo tiene de insulina.

Todas las mujeres tienen algo de resistencia a la insulina durante los últimos meses del embarazo. Sin embargo, algunas tienen esta afección incluso antes de quedar embarazadas. Comienzan el embarazo con una necesidad mayor de insulina y, por lo tanto, serán más propensas a tener diabetes gestacional.

La diabetes gestacional generalmente no provoca síntomas. Sus antecedentes médicos y los factores de riesgo que tenga pueden indicarle al médico si usted podría tener diabetes gestacional, pero deberá hacerle una prueba para saberlo con certeza.

¿Cómo se diagnostica la diabetes gestacional?

Es importante que le hagan pruebas de sangre para detectar la diabetes gestacional, así puede comenzar el tratamiento para proteger su salud y la del bebé. La diabetes gestacional generalmente aparece alrededor de la semana 24 del embarazo; por lo tanto, es probable que le hagan la prueba entre la semana 24 y la 28.

Si usted está en mayor riesgo de presentar diabetes gestacional, el médico podría hacerle la prueba antes. Si sus niveles de azúcar en la sangre son más altos que lo normal al principio del embarazo, esto podría indicar que usted tiene diabetes tipo 1 o diabetes tipo 2 y no diabetes gestacional.

Para obtener el diagnóstico se realiza un Test de screening  o Test O’Sullivan. Este test determina la glucemia al cabo de 1 hora de administrar 50 g de glucosa por vía oral. Es positivo cuando la glucemia es superior a 140 mg/dL. Se debe realizar a toda gestante entre las semanas 24 a 28. Si ya existe un riesgo de que tenga diabetes gestacional, se tiene que hacer lo antes posible.

Tras un test de O’Sullivan positivo, se debe realizar una sobrecarga oral con 100 g de glucosa y determinar la glucosa basal después de 1 hora, 2 horas y 3 horas.

¿Puedo prevenir la diabetes gestacional?

Es posible que pueda prevenir la diabetes gestacional antes de quedar embarazada si baja de peso (en caso de que tenga sobrepeso) y hace actividad física regularmente.

No intente bajar de peso si ya está embarazada. Necesitará subir algo de peso —pero no demasiado rápido— para que el bebé sea sano. Pregúntele al médico cuánto peso debe subir para tener un embarazo saludable.

El estilo de vida recomendado consiste en practicar ejercicio, aunque siempre dentro de lo que permitan los obstetras, y seguir una dieta en la que va a ser especialmente recomendable el repartir los hidratos de carbono a lo largo del día. Esto es especialmente importante con el desayuno, ya que a primera hora de la mañana existe una tendencia a la subida de la glucosa mientras que en la segunda mitad de la misma la tendencia es la opuesta. Por tanto, un desayuno ligero y un tentempié con hidratos a media mañana es la norma en prácticamente todos los casos con diabetes gestacional.

¿Cómo puede afectar la diabetes gestacional al bebé?

La falta de control y tratamiento de la diabetes gestacional puede afectar al bebé como se detalla en el siguiente proceso:

Controlarla y tratarla es importante porque tanto la salud de la madre como la del bebé pueden verse afectadas. El páncreas de una mujer con diabetes gestacional tiene que trabajar más para producir insulina, pero esta insulina no es capaz de disminuir los niveles de glucosa en la sangre.

La insulina no pasa a la placenta, pero la glucosa y otros nutrientes sí, por lo que el bebé recibe niveles elevados de glucosa y su páncreas tiene que producir más insulina para eliminarla.

El exceso de insulina que produce el páncreas del bebé puede ocasionarle:

  • Mayor riesgo de desarrollar obesidad
  • El bebé se convierte en un adulto con mayor riesgo de desarrollar diabetes tipo 2
  • Crecimiento excesivo del feto y consecuente riesgo obstétrico
  • Un nivel bajo de glucosa en la sangre que le cause problemas respiratorios

Referencias:
Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) – cdc.gov/diabetes

Organización Panamericana de la Salud (OPS) – paho.org/es/temas/diabetes
Revista Soluciones para la diabetes – solucionesparaladiabetes.com
Fundación para la Diabetes Novo Nordisk – fundacióndiabetes.org