La cetoacidosis diabética es una de las complicaciones agudas severas de la diabetes mellitus. La cetoacidosis diabética es una de las complicaciones más frecuentes de la diabetes mellitus tipo 1, fue descrita en 1886 por Derescheld y comúnmente se presenta en 35% a 40% de niños y adolescentes en el momento del diagnostico de DT1. En el caso de personas con DT2 tambien se puede presentar al momento del diagnostico pero su incidencia es menor (del 5% al 25%).

Pero antes de abordar este tema a profundidad es necesario que puedas comprender algunos terminos que se relaciones con esta complicación de la diabetes.

¿Qué son los cuerpos cetónicos o cetonas y por qué se producen?

Los cuerpos cetónicos o cetonas son unos productos de desecho de las grasas. Se producen cuando el cuerpo utiliza las grasas en lugar de los azúcares para generar energía. En una persona con diabetes se producen cuando no hay suficiente insulina para meter la glucosa dentro de las células. Las células creerán entonces que no hay azúcar y utilizarán las grasas como fuente de energía. 

Cuando una persona sin diabetes está en ayunas durante muchas horas o está vomitando mucho, también se pueden producir cetonas. En este caso se producen por falta de glucosa. Al faltar el azúcar las células quemarán las grasas para obtener la energía que necesitan. 

¿Cuándo se deben medir los cuerpos cetónicos?

La medición de los cuerpos cetónicos es muy importante. Es fundamental que todos los niños con diabetes sepan medirse los cuerpos cetónicos. La acetona se debe determinar siempre que un niño tenga un valor de glucemia mayor de 250 mg/dl en ayunas, o si durante el día se mantiene persistentemente alto. También es muy importante medir los cuerpos cetónicos cuando uno se siente mal o está nauseoso y durante enfermedades agudas como gripe, catarros, infecciones de orina, etc.

¿Cómo se pueden medir los cuerpos cetónicos?

Se pueden medir en sangre o en orina. La determinación en sangre es relativamente nueva, es cara y sólo hay un medidor que la realiza. Por lo que en la mayoría de los niños con diabetes se sigue utilizando la determinación en orina. Existen diferentes tipos de “tiras de orina”. Es muy importante leer las instrucciones de cada tipo para poder interpretar los datos de forma adecuada.

La determinación en sangre es más precoz ya que las cetonas se producen inicialmente en sangre y posteriormente son filtradas a la orina. La interpretación de las cetonas en sangre es la siguiente:

  • Menor de 0,6 mmol/L: Normal o negativo.
  • 0,6 – 1,0 mmol/L: Ligeramente elevado.
  • 1,1 – 3,0 mmol/L: Riesgo de cetoacidosis.
  • > 3mmol/L: Acudir a Servicio de Urgencias.

¿Como saber cuando es una cetoacidosis?

La cetoacidosis diabética ocurre al descuidar una cetosis, que es cuando el cuerpo no tiene suficiente insulina para permitir que el azúcar en la sangre ingrese a las células para usarlo como energía. En su lugar, el hígado descompone grasa para obtener energía, un proceso que produce cetonas (acidos). Cuando demasiadas cetonas se producen excesivamente rápido, pueden acumularse hasta llegar a niveles peligrosos en el cuerpo. La presencia en exceso de cuerpos cetónicos da lugar a la cetosis, que si no se corrige puede desembocar en una cetoacidosis.

Signos y síntomas de la cetoacidosis diabética

La cetoacidosis diabética por lo general se produce lentamente. Los primeros síntomas incluyen:

  • Tener mucha sed.
  • Orinar mucho más que lo habitual.

Si no se la trata, pueden aparecer rápidamente más síntomas intensos, como:

  • Respiración rápida, profunda.
  • Piel y boca secas.
  • Cara enrojecida.
  • Aliento que huele a fruta.
  • Dolor de cabeza.
  • Rigidez o dolores musculares.
  • Mucho cansancio.
  • Náuseas y vómitos.
  • Dolor estomacal.

A veces, la cetoacidosis diabética es el primer signo de diabetes en las personas a las que todavía no se la han diagnosticado.

Causas de la cetoacidosis diabética

La cetoacidosis diabética es provocada por niveles muy altos de azúcar en la sangre y niveles bajos de insulina. Las dos causas más frecuentes son:

  • Enfermedad. Cuando se enferma, quizás no pueda comer o beber tanto como lo hace habitualmente, lo cual puede dificultarle el manejo del azúcar en la sangre.
  • No inyectarse la insulina cuando le correspondía, tener una obstrucción en la bomba de insulina, o aplicarse la dosis de insulina equivocada.
  • Periodos de estrés.

Otras causas de la cetoacidosis diabética incluyen:

  • Ataque cardiaco o derrame cerebral.
  • Lesiones físicas, como las producidas en un accidente automovilístico.
  • Consumo de alcohol o drogas.
  • Ciertos medicamentos, como algunos diuréticos (pastillas para orinar) y corticosteroides (usados para tratar la inflamación en el cuerpo).

Tratamiento para la cetoacidosis diabética

Si tiene cetoacidosis diabética, lo tratarán en la sala de emergencias o lo hospitalizarán. Su tratamiento probablemente incluirá:

  • Reponer el líquido perdido al orinar frecuentemente y para ayudar a diluir el exceso de azúcar en su sangre.
  • Reponer los electrolitos (minerales en el cuerpo que ayudan a los nervios, músculos, corazón y cerebro a funcionar de la manera debida). Un nivel demasiado bajo de insulina puede reducir sus niveles de electrolitos.
  • Recibir insulina. La insulina revierte las condiciones que causan la cetoacidosis diabética.
  • Tomar medicamentos para cualquier enfermedad subyacente que causó la cetoacidosis diabética, como antibióticos por una infección.

Prevenga la cetoacidosis diabética

La cetoacidosis diabética es una afección grave, pero usted puede tomar medidas para ayudar a prevenirla:

  • Chequéese el nivel de azúcar en la sangre con frecuencia, especialmente si está enfermo.
  • Mantenga sus niveles de azúcar en la sangre lo más cerca posible de los valores deseados.
  • Tome todos los medicamentos según se los recetaron, aunque se sienta bien.
  • Hable con su médico sobre cómo ajustar su insulina según lo que coma, cuánta actividad física hace, o si está enfermo.

Si está preocupado acerca de la cetoacidosis diabética o tiene preguntas sobre cómo manejar su diabetes, asegúrese de reunirse con su equipo de atención de la diabetes y pida una remisión a los servicios de educación y apoyo para el automanejo de la diabetes (DSMES, por sus siglas en inglés) para conseguir orientación personalizada. Los servicios de educación y apoyo para el automanejo de la diabetes son una herramienta vital para ayudarlo a manejar la diabetes y vivir bien, al mismo tiempo que protege su salud.

Referencias:
Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) – cdc.gov/diabetes/spanish/
Beyond Type 1 – es.beyondtype1.org

Medline Plus – Biblioteca Nacional de Medicina de EEUU – medlineplus.gov/spanish/
Asociación Diabetes Madrid – diabetesmadrid.org
Fundación para la Diabetes novo nordisk – fundacióndiabetes.org