Cuando se habla de los pilares para lograr un buen manejo de la diabetes, habitualmente nos encontramos con que se refieren a la alimentación, la medicación y el ejercicio. Sin embargo, aunque no mencionado, está más que demostrado que nuestras emociones y los estados emocionales afectan a dicho manejo.

La ansiedad se ha convertido en una de las enfermedades mentales diagnosticadas con más frecuencia en los Estados Unidos. Parece que a donde quiera que vayas, alguien está hablando de eso. Ya sea que se trate de los hijos o de ellos mismos, todos el mundo parece estar sufriendo un cierto nivel de ansiedad. Ha habido un repunte particular en el nivel de ansiedad reportado en niños y adolescentes.

Si bien los profesionales de la salud mental intentan determinar qué es lo que está contribuyendo exactamente a esto (la tecnología, el clima político, las tareas), no es necesario profundizar para encontrar un motivo para aumentar los niveles de ansiedad en las personas que viven con diabetes Tipo 1.

¿Que es la ansiedad?

La definición del diccionario de ansiedad dice lo siguiente: “Angustia o inquietud mental causada por el miedo al peligro o la desgracia”.1 Cuando esta angustia aumenta demasiado o es desproporcionada de acuerdo a la situación que la provoca, la persona tiende a sufrir ansiedad en lugar de beneficiarse de ella.

La ansiedad se basa en atribuciones que uno hace de forma consciente o inconsciente, y suele ser una anticipación de algo temido. Muchas veces, es el propio individuo el que la desencadena con pensamientos negativos y sensaciones angustiosas. Cuando esta ansiedad conduce a una situación de estrés se van a poner en marcha los mecanismos del estrés, con las repercusiones negativas que ya hemos visto.

Algunas de las formas mas comunes de los trastornos de ansiedad

  • Trastorno de ansiedad generalizada (TAG): Un estado prolongado de preocupación o la tendencia a preocuparse por cualquier cosa. El TAG puede presentar manifestaciones físicas, como problemas gastrointestinales y dificultad para dormir.  Alguien que viva con TAG tendrá una tendencia a ver todo a través de una lente de ansiedad, y será bombardeado con la pregunta “¿Y si…?” todo el tiempo.
  • Trastorno de Pánico: El trastorno de pánico puede ocurrir después de que una persona experimenta uno o múltiples ataques de pánico, y está viviendo con el temor constante de que ocurra el siguiente. Todos experimentan ataques de pánico de diferentes maneras, pero los síntomas más comunes son dificultad para respirar, sensación de muerte inminente, despersonalización (esa sensación cuando estás flotando fuera de tu cuerpo) y palpitaciones del corazón, por nombrar algunos.
  • Desorden de ansiedad social: Básicamente es lo que se menciona, el trastorno de ansiedad social es cuando las personas experimentan incomodidad extrema y ansiedad cuando están alrededor de otras personas. Esta ansiedad tiene sus raíces en el miedo a lo que los demás piensan de ti, o en avergonzarte a ti mismo o parecer tonto.

DIABETES Y ANSIEDAD

La diabetes y la ansiedad están obligadas a complicarse entre sí, en especial la diabetes tipo 1. Los miedos y los patrones de pensamiento que alimentan la ansiedad son inherentes en el manejo de la diabetes. Por otro lado, luchar contra la ansiedad puede causar estragos en los niveles de azúcar en la sangre. Cuanto más tiempo he pasado trabajando e intentando separar los trastornos de ansiedad, más me he dado cuenta de lo contraindicatorio que es el manejo de la diabetes para los niveles de ansiedad.

Empezamos hablando sobre la importancia de incluir los estados emocionales entre los pilares para lograr un buen manejo de la diabetes. Esto requiere poder hacernos conscientes de la dimensión que tienen para cada persona sus propios estados emocionales. El estrés y la ansiedad nos pueden llegar a desbordar provocando mucho malestar y sufrimiento.

Al igual que, cuando todavía no sabemos contar raciones, preguntamos cómo hacerlo, es importante saber que cuando uno se siente sobrepasado por alguna situación personal o estado emocional, también puede acudir a un profesional especializado que le acompañe en el proceso de descubrir qué fantasías, experiencias personales, exigencias, prejuicios, miedos etc. conscientes o inconscientes, son los que disparan su ansiedad.

¿Cómo afecta la ansiedad en la diabetes?

La ansiedad puede afectar al control de la diabetes a través de dos posibles mecanismos:

  1. Directamente, mediante la secreción de las hormonas del estrés y
  2. Indirectamente, interfiriendo con las conductas de autocuidado.

La ansiedad puede actuar sobre los niveles de glucemia mediante un efecto directo a través de la movilización de las hormonas contrarreguladoras u “hormonas del estrés” (p.ej: adrenalina, cortisol, etc.,) e indirectamente por su impacto sobre las conductas de adherencia al tratamiento.

Pero también recordemos que la adrenalina es una hormona inhibidora de la acción de la insulina, de ahí que el estrés y la ansiedad, que hacen descargar adrenalina, supongan un aumento de la glucosa en sangre.

Indirectamente puede atacarnos por medios de los diferentes trastornos de ansiedad que vimos anteriormente.

Cuatro herramientas que puedes tener a mano para manejar la ansiedad:

  1. Practica hasta que se haga automática cualquier técnica de relajación sencilla, como las respiraciones profundas.
  2. Imagínate repetidamente a ti mismo superándote en esas situaciones en que crees que siempre pierdes el control.
  3. Ten siempre preparado un sistema de apoyos: amigos, familia, pareja… no te sientas incomodo por pedirles ayuda, a ti te encantaría que ellos lo hicieran contigo.
  4. Recuerda que cometer equivocaciones es humano, que todos tenemos malas temporadas de vez en cuando y, sobre todo, recuerda que la diabetes no es un “o todo o nada”.

Referencias:
Asociación Diabetes Madrid – www.diabetesmadrid.org
Beyond Type 1 – es.beyondtype1.org